1 salida moron 8 de octubre 2011

domingo, 15 de abril de 2012

El ácido láctico

Hola, hoy vamos a tratar un tema que normalmente ha dado lugar a confusión. Siempre se habia pensado que las agujetas eran por culpa del ácido láctico. No obstante, esta sustancia resultante del metabolismo del azúcar es la responsable en gran parte de que en una sesión de ejercicio empecemos a acumular fatiga y acabemos por retirarnos.
El ácido láctico proviene de la descomposición de glucosa cuando no hay presente oxígeno (metabolismo glucolítico), es decir, en un ejercicio anaeróbico como sería el levantar pesas o correr a velocidad elevada, donde hay mucha intensidad y poca duración. En condiciones normales y cuando estamos entrenados ese ácido láctico  se reutiliza y no hay mayor problema.
Pero cuando seguimos con intensidad un ejercicio, el ácido láctico comenzará a acumularse al no darle tiempo al organismo a retirarlo. Esto provoca la acidificación de fibras musculares, que tiene dos consecuencias importantes:
Se inhiben las enzimas encargadas de romper la molécula de glucosa para obtener energía, por lo que se nos corta el grigo energético de esta vía y como sabemos, si no hay energía, no hay movimiento.Se impide que el calcio se una a las fibras musculares y consecuentemente se de la contracción.
Por tanto, cuando hay mucho ácido láctico en el cuerpo, no tenemos ni energía ni capacidad para contraer los músculos, esto no es otra cosa que fatiga y lo mejor que podemos hacer es parar el ejercicio o actividad.
¿Cómo podemos evitar el ácido láctico? con entrenamiento, no hay más. A base de entrenar, el organismo despliega mecanismo adaptativos que hace que el ácido láctico no se acumule tan rápidamente y si comienza a hacerlo, el músculo lo soporte de forma más efectiva.

1 comentario:

Noelia García Medina dijo...

Hola, me gustaría aportar lo siguiente respecto al tema.

Del ácido láctico siempre se ha pensado, insisto, se ha pensado, como el único malo de la película.

Esto no es del todo cierto. Me explico... El proceso de formación del ácido láctico viene causado por la degradación incompleta de la molécula de la glucosa caracterizándose este proceso por la ausencia de oxígeno en las células musculares. Una vez producido el ácido láctico se descompone en lactato e hidrogeniones. Los hidrogeniones por un lado se unen a otra molécula, el carbonato produciéndose bicarbonato. Este bicarbonato será el "camión" que transporte al lactato no como un "malo de la película" sino como otro sustrato energético para otros tejidos. Por otro lado,los hidrogeniones quedan libres en el torrente sanguíneo ¿Puede que estos tengan la mayor parte de la culpa de la fatiga?¿Es solo el ácido láctico el culpable de la fatiga?

Después de entender mas o menos lo anterior, en la actualidad, existen estudios que demuestran que el ácido láctico:

1.No es el verdadero culpable de la fatiga muscular.
2.No es un producto de desecho sino todo lo contrario.
3.No es la principal causa de las agujetas.

Uno de los argumentos que corroboran estas afirmaciones es que los maratonianos no presentan valores altos de lactato. Deportistas que en teoría debido a las horas que pasan corriendo debería de tener estos valores altos por deplección de sus depósitos energéticos.

Se piensa que el ácido láctico es un sustrato más para seguir produciendo energía al músculo y/o a otros tejidos, a diferencia de esos hidrogeniones mencionados, los cuales están libre en la sangre.

Por último, ¿Qué tiene que ver en todo este proceso el bicarbonato? Para resumir, si existe más producción de ácido láctico (lactato+hidrogeniones) que bicarbonato, el deportista tendrá que parar el ejercicio. Si hay equilibrio entre bicarbonato y ácido láctico, querrá decir que a medida que se produce este ácido el organismo es capaz de eliminarlo por lo que podrá seguir el ejercicio.

En conclusión y lo que nos interesa, deberíamos plantear entrenamientos donde se produciesen situaciones en los que se produzca mucho ácido láctico (ej.sprint a190 lpm) seguido de una recuperación (ej.rodar a 130 lpm)para eliminar el acúmulo de hidrogeniones y otros productos de desecho y mantener siempre en equilibrio la producción del ácido y el "transporte" del mismo a otras zonas del organismo. Para esto, cada deportista es diferente incluso tratándose de la misma persona no servirá nunca un entrenamiento que ya haya hecho.
En este punto es donde se puede decir que "El entrenamiento es una verdadera obra de arte inimitable" ;) Un saludo.

Publicar un comentario

m